lunes, 12 de septiembre de 2016

El Pogo: Pogueando al Corazón (Asspera en Neuquén) 2011

Reseña extraída de la 4ª edición de la revista "Pogo y Aguante"

El 15+11/11/11 Asspera, la banda pionera del Metal Bizarro Argentino, se presentaba en la ciudad de Neuquén, más precisamente en Bloke, adonde llegué alrededor de las 18:30 hs. Ahí me encontré con unos chabones de Gral. Roca con los que (trago de por medio) esperábamos ansiosos la fiesta metalera.
Poco tiempo después, los integrantes de la A salieron del recinto para firmarnos autógrafos, sacarse fotos y tomar alguna que otra cerveza con nosotros. Hasta nos dejaron presenciar la prueba de sonido donde aproveché a pedirle a Richar que mande un saludo a “Venas de Acero”.

El recital empezó recién a las 23.00 hs con la banda Elessär (a mi parecer, la mejor de las bandas soporte de la noche) que hacían un estilo Nightwish e incluso tocaron algunos temas de dicha banda. Le siguieron la banda hardcore Thenia y la de New Metal Kisio que cerró su presentación con “Roots, Bloody Roots” de Sepultura. 
Luego de Varios minutos de espera, la enmascarada banda salió al escenario tras cruzar por el medio de la gente: Richar Asspero (voz), Rockardo Asspero (guitarra), 3, 14 Jota (bajo) y Nicogollo Muñon (batería) dieron inicio al ritual con “Gambeta” y siguieron con “De lo Bueno muy Poco” para desatar la euforia de todo el público assperiano. La patria bizarra está saltando con el repertorio de mierda que incluía entre otros a los temas “Berrinche y Cuenta Nueva”, “Gorda Puerca”, “Hijo de Puta” y “La Bella y la Mierda” además de los covers “Violeta”, “Me voy a hacer pipí, papá” y “El Hijo de Cuca”. Alegría en los rostros de esa buena gente que acompaña sin chistar, el ritual del pueblo bizarro llegaba a su fin recordando al inolvidable y siempre presente Mario Lauro Santillán con el temazo “Pogo al Corazón”.

Ya son las 6 de la matina y con resaca preparo la mochila, hay que volver a la cruda realidad y pateando latas por la yeca más de 50 cuadras hasta la terminal entre travestis y veredas reventadas. Una calor de re cagarse, ni el clima ayuda... Llego a la terminal para enterarme que tengo que esperar 8 horas para agarrar un colectivo… Algún día la puta suerte creo que me llegará.
Sólo el Pesado Metal me acompaña en mi larga espera… bondi de mierda nunca llega. ¡Mi bocho estalla! Lo único que me sostiene son los recuerdos de la noche más bizarra de la historia y del pogo assperiano entre risas y Metal.